En 2020, el año de la pandemia, los consumidores alemanes realizaron compras más conscientes y específicas, recurriendo cada vez más a productos ecológicos.

El Ministerio de Alimentación y Agricultura de Alemania confirma en un informe que las ventas de alimentos ecológicos han superado los 14.000 millones de euros en 2020. Resultado que supone un crecimiento del 17 por ciento respecto al año anterior, demostrando, además, que el sector ecológico se ha visto impulsado por la pandemia.

BIO-SIEGEL

Lo ecológico está en auge y no deja de crecer en el país germano, donde hace 20 años el gobierno alemán introdujo el bio-siegel, etiqueta alemana para identificar los productos ecológicos.

Desde su puesta en marcha en el año 2001, la superficie de cultivos ecológicos ha llegado al 10 por ciento y el volumen de negocio de la producción ecológica se ha multiplicado por seis. Veinte años después celebran en Alemania que más de 6.000 empresas identifican con este sello casi 90.000 productos.

COMPRADORES HABITUALES

Los compradores ocasionales se han convertido en compradores habituales. Los resultados confirman la tendencia de crecimiento a largo plazo del mercado ecológico. El 37 por ciento de los alemanes afirman que compran regularmente productos ecológicos. Y casi el 90 por ciento lo hace al menos ocasionalmente.

En frutas y verduras, el 64 por ciento de los ciudadanos alemanes prefieren la categoría ecológica. Pero también, para los productos cárnicos, embutidos y lácteos, la proporción de compradores ecológicos ha aumentado, llegando al 48 por ciento. En el caso de los huevos ecológicos, el 74 por ciento de las personas encuestadas afirman que compran estos productos “exclusivamente” o “a menudo”.

ALIMENTACIÓN SALUDABLE Y SOSTENIBILIDAD

No obstante, aunque el argumento más importante a favor de los productos ecológicos es el deseo de una dieta saludable, para el 49 por ciento de los alemanes encuestados, el precio es el argumento a favor de los alimentos convencionales. Porcentaje que ha bajado respecto al año anterior, en el que el 63 por ciento decía que optaría por el producto convencional por razones de precio.

Al consumidor ecológico alemán le interesa el origen de los productos y los valores nutricionales que contiene. La mayoría confía en que esta información es cierta, pero son más críticos con la información sobre sostenibilidad, como por ejemplo el impacto medioambiental de los productos.

Desde el punto de vista de la distribución, los supermercados son los puntos de compra preferidos por los consumidores ecológicos, con el 68 por ciento, seguidos de las tiendas descuento, donde suele comprarlos casi la mitad de los encuestados. El comercio online supone ya una opción para el 7 por ciento, aunque el 41 por ciento de los encuestados rechaza comprar los productos ecológicos en internet.

La producción de naranjas y limones ecológicos sitúa a España como la primera potencia mundial en cítricos bio. A gran distancia, se encuentra en segundo lugar China que, por otro lado, es el único país que supera a la producción española, en superficie de mandarinos y pomelos certificados en agricultura ecológica.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), la superficie de cítricos ecológicos en España incrementa su crecimiento, reforzando su liderazgo en el mercado internacional. Entre los años 2018 y 2019 ha aumentado un 40%, pasando de 12.087 hectáreas registradas en el año 2017, a 16.691 hectáreas en el cómputo nacional a finales de 2019.

Por Comunidades Autónomas es Andalucía quien encabeza el sector con casi el 54% de la superficie registrada, seguida de la Comunitat Valenciana con el 25 % y la región de Murcia que aglutina el 19 %.

La demanda de productos frescos ecológicos es creciente y no sólo a nivel internacional, promoviendo en el sector agrícola la transformación de explotaciones a la agricultura ecológica.

PRINCIPALES CULTIVOS

El mejor ejemplo lo encontramos en el importante aumento de superficie dedicada a la producción de LimonesCon 1.675 nuevas hectáreas, es ya el principal cultivo de cítricos en el sector bio español, con el 43% del total y por delante de los naranjos que baja al segundo lugar con el 40%, seguido de mandarinos y clementinos con el 15%.

El tirón del mercado hace que, en limoneros ecológicos, Andalucía, Murcia y C. Valenciana se repartan la superficie, con 2.564 (36%), 2.341 (33%) y 2.151 hectáreas (30%) respectivamente. Un reparto que no se corresponde con la proporción que existe en producción convencional, liderado por los productores murcianos con más de la mitad de la superficie a nivel español.

Algo parecido sucede con las naranjas bio, donde la Comunidad Andaluza acapara de forma clara la producción, considerando que la Comunitat Valenciana cuenta con una superficie mayor de naranjos en agricultura convencional, donde aglutinan el 50% del total nacional.

Las ventas de cítricos ecológicos se distribuyen entre los meses de octubre a junio, concentrándose en mayor medida en diciembre, enero y marzo. Su mercado más importante es la Unión Europea, con Alemania, Francia, Portugal, Reino Unido y Holanda como principales destinos.

PRECIOS

Desde la perspectiva de precios, según el observatorio de la Consejería de Agricultura de Andalucía, el mercado de productos ecológicos establece un importante diferencial, en las cotizaciones de precios medias de las cuatro últimas campañas, tanto en naranjas como en mandarinas. Un mercado que requiere un conocimiento especializado y un plan de desarrollo específico.

Así, durante el período que va desde la campaña 2015/2016 a la campaña 2018/2019, en naranjas ecológicas el diferencial de precios medio es considerable, con un 45% superior a la producción convencional.

En el caso de las mandarinas, su diferencial de cotización fue de media un 33% superior, situándose en 1,22€/kg frente a 0,72€/kg de las convencionales durante la campaña 2018/2019.

OBJETIVOS 2030

La producción ecológica responde a los retos económicos, sociales y medioambientales. En primer lugar, a las demandas de los consumidores más exigentes. Por otro lado, a los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por Naciones Unidas (ONU) en 2015. También, a los objetivos que se plantea la Unión Europea (UE). En línea con las estrategias “De la granja a la mesa” y “Biodiversidad”, con las que se pretende alcanzar en 2030, que el 25% de las tierras agrícolas sean de cultivo ecológico.

Aunque se ha avanzado mucho, los cítricos ecológicos en España suponen solamente el 5%. Un nivel de desarrollo que será necesario seguir impulsando, para integrar los retos planteados y mantener la posición de liderazgo actual.

 

productos ecológicos

Prepárate para afrontar el año con una estrategia de éxito que reactive el potencial de tu empresa alimentaria. Aprovecha el impulso de la producción ecológica para ampliar el surtido y sembrar el crecimiento comercial.

Pon en marcha una nueva línea de productos. La apuesta por la creación de nuevas referencias ecológicas puede ayudar a la diferenciación de tu proyecto en un mercado en crecimiento, aprovechando el mayor reconocimiento de los consumidores a productos sostenibles, socialmente responsables y que aportan más confianza para las personas preocupadas por su salud.

Encuentra nuevos proveedores. Esta puede ser una de las principales limitaciones para desarrollar con garantías tu proyecto como elaborador o comercializador de productos ecológicos. Se trata de asegurar la calidad de las materias primas, su certificación, el volumen de suministro y por supuesto los precios, de forma que optimicemos el funcionamiento y el uso de los recursos económicos disponibles.

Diversifica la cartera de clientes. Como es obvio, la falta de información sobre los mercados es una limitación en el ámbito comercial. Por ello, merece la pena dedicar recursos a conocer con mayor detalle, dónde y a quién dirigirnos para ofrecer nuestros productos, teniendo en cuenta los diferentes mercados de la producción ecológica: local, nacional o internacional.

Crea nuevos formatos. Partiendo del concepto “Producto+Servicio”, de forma sistemática es conveniente sorprender a tus clientes con nuevos envases, o por ejemplo actualizando el packaging y su etiquetado. Seguramente nos facilitará también la diferenciación en un entorno competitivo, con multitud de referencias y donde el producto ecológico debe comunicar sus atributos de mayor calidad.

Diseña un plan de promoción. Es indispensable que todo lo anterior esté complementado con la adopción de herramientas que permitan mejorar la visibilidad y el desarrollo de las ventas. Entre ellas, pueden citarse la creación o el rediseño de la imagen corporativa, las herramientas de comunicación, el sitio web y la tienda online. También, la asistencia a eventos o foros de referencia y la generación de contenidos para captar la atención del público al que te diriges. Si ya has empezado, no olvides tener en cuenta que un buen diseño de la estrategia promocional es tan importante como una revisión periódica de la misma para verificar la consecución de los objetivos perseguidos.

alimentación saludable

Los grandes cambios de hábitos y comportamientos de consumo a raíz de la pandemia no han impedido que se consoliden los desarrollos y proyectos orientados a la sostenibilidad en la cadena alimentaria, la búsqueda de la mejora del perfil nutricional o al impulso de tecnologías emergentes aplicadas a la producción de alimentos.

El Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) ha realizado un balance sobre las principales tendencias que han marcado la industria alimentaria durante 2020 y que seguirán definiendo el sector, y por tanto a las empresas de alimentación, durante el nuevo año.

Así, tendencias como la sostenibilidad, la salud y la pujanza de las tecnologías emergentes se presentaban a comienzos de 2020 como aspectos clave a tener en cuenta para el sector agroalimentario, habiendo sido protagonistas durante los últimos doce meses. Aunque el impacto del covid-19 pudo parecer inicialmente un freno para muchas tendencias, realmente ha actuado como un acelerador.

En este sentido, el CNTA resalta principalmente las siguientes tendencias:

– Consolidación de la proteína vegetal como una alternativa a muchos productos. Marcas como Maheso o Campofrío han sido las últimas en unirse a esta tendencia con sus propios lanzamientos, siguiendo la estela que también han iniciado en España distribuidores como Lidl o Aldi con nuevas propuestas. De cara a 2021 se atisban movimientos a tener en cuenta, como el lanzamiento de la McPlant por parte de McDonald’s, mientras las predicciones de crecimiento de mercado e inversión siguen en alza.

– También alineados con el concepto de sostenibilidad han estado los diferentes desarrollos de packaging en base a materiales reciclados o susceptibles de serlo. Planes estratégicos como “De la Granja a la Mesa”, de la Unión Europea, seguirán influyendo en este tipo de innovaciones por parte de la industria alimentaria y auxiliar, al igual que la tendencia regulatoria hacia la progresiva prohibición de plásticos de un solo uso.

– 2020 fue el año en que la alimentación saludable se consolidó entre los consumidores, impulsando en este ámbito nuevos modelos de innovación. Durante el último año creció de manera sustancial el interés por los alimentos funcionales y el llamado fenómeno de la inmunonutrición, que se presenta como un campo propicio para la innovación y la generación de nuevas oportunidades de negocio para las empresas alimentarias.

– La digitalización se ha convertido en otra de las tendencias del año, dándose pasos en innovaciones basadas en la inteligencia artificial o el machine learning orientadas a diferentes fases de la producción alimentaria. Además, el covid-19 ha puesto sobre la mesa la relevancia de contar con tecnologías que permitan el almacenamiento y el tratamiento de grandes volúmenes de datos.

Estas tendencias seguirán constituyendo los focos de interés para las empresas del sector agroalimentario en el futuro más inmediato.

Fuente: Inforetail

La importancia del sector agroalimentario andaluz se ha visto reforzada tras la crisis provocada por la pandemia. La industria agroalimentaria ha concentrado en este período cuatro de cada diez euros que exporta Andalucía, y supone uno de cada cinco euros del total de alimentos y bebidas que España ha vendido en el mundo.

Según Extenda, la agencia andaluza de promoción exterior, las exportaciones agroalimentarias de Andalucía alcanzaron los 9.360 millones de euros en los primeros diez meses de 2020, lo que supone su mejor registro histórico para el periodo enero-octubre, a la vez que aportó 5.847 millones de euros de saldo positivo con el exterior a la economía regional.

Este récord supone un incremento de las ventas del 0,3% sobre el mismo periodo del año anterior, creciendo en buena parte de sus grandes mercados comunitarios, pero, sobre todo en mercados más lejanos, que aportan diversificación, con China como el que más crece del Top 10 (+23,1%), y Marruecos (+47%), Suiza (+37%), Australia (+19,9%) y Arabia Saudita (+12,6%), como los que más suben del Top 20.

Crecimientos en Asia, África y Oceanía. Europa es el principal destino del sector agroalimentario andaluz, en cuyos principales mercados siguen aumentando sus exportaciones en los primeros diez meses del año, aunque los crecimientos más significativos se producen en Asia, África y Oceanía.

China es el mercado que más crece de los diez primeros, un 23,1%, situándose ya como el octavo destino del agro andaluz, con 269 millones de euros (2,9% del total).

Las grandes economías europeas continúan ocupando los primeros puestos, con Alemania como primer mercado, con 1.654 millones, seguido de Francia, con 1.237 millones Reino Unido, con 922 millones.

Las hortalizas son las más vendidas y el sector de cárnicos el que más crece. Por capítulos, en el periodo enero-octubre de 2020 continúan liderado las hortalizas, con 2.598 millones, el 27,8% de total y un incremento del 8,9% respecto a los diez primeros meses del año anterior. Por otro lado, el que más crece de los diez primeros es el de carnes y despojos congelados, con un 34% más de ventas, hasta los 248 millones, el 2,7% del total de las exportaciones, lo que lo sitúa en sexta posición.

Almería lidera y Málaga es la que más crece. Las provincias en las que las producciones hortofrutícolas tienen mayor peso en su producción agraria, como son Málaga Granada y Almería, son las que más crecen en este periodo; mientras que aquellas en las que el aceite de oliva tiene mayor representación, como Córdoba, Jaén o Sevilla, sufren la bajada de sus ventas, perjudicadas por la crisis de precios que acusa el sector.

Almería continúa como líder destacada de las exportaciones agroalimentarias de Andalucía, con 2.562 millones de euros vendidos entre enero y octubre, el 27,4% del total. Le siguen Sevilla, con 2.101 millones que supone el 22,4% y Huelva, con 1.246 millones, el 13,3% del total.

Málaga vuelve a ser la provincia que más aumenta sus ventas agroalimentarias en los primeros diez meses del año, un 7,7% más interanual, hasta alcanzar los 1.113 millones, impulsada por la destacada subida del cárnico.

A pesar de la crisis derivada de la Covid-19, en los primeros diez meses del año también ha crecido el número de empresas exportadoras.

Fuente: Extenda

02 (arrastrado)

Después de dos años de estudio, por fin bioQualis presenta junto con Adeheco y la Universidad de Córdoba, los resultados obtenidos de todos los estudios realizados.

 

bioQualis participa junto con Martin Goldman, Asesor de Grupo Compass en la jornada“Estrategias de compras: alimentación orgánica, de proximidad y estacional”.

Dicha jornada tendrá lugar el próximo día 6 de junio en el entorno de la Feria Organic Food Iberia que celebra su primera edición este año en Ifema.

La Asociación de Dehesas Ecológicas, la consultora Bioqualis y la Universidad de Córdoba, presentan al sector los resultados obtenidos durante este primer año de trabajo de este Grupo Operativo creado al amparo de las ayudas ara la creación y funcionamiento de grupos operativos de AEI en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas, convocatoria 2016, orden e 28 de julio de 2016.

 

Tras un año de trabajo buscando la mejora de los suelos y en la alimentación del ganado vacuno de producción ecológica dentro del entorno de la dehesa y cumpliéndose el ecuador del proyecto, la Asociación de Dehesas Ecológicas, la Universidad de Córdoba y la consultora Bioqualis, presentaron, en la sede del Banco Santander de la calle Tetuán de Sevilla los resultados obtenidos a ganaderos y agentes del sector.

El acto fue presentado por D. Jose Antonio Lara Martínez, responsable territorial de Santander Agro y D. Javier Forján Rioja, Secretario General de Adeheco.

Seguidamente hicieron una breve introducción de los antecedentes del proyecto Dña.Arantxa Eslava Antolí, responsable de la consultora Bioqualis, y D. Fernando Arroyo Romero, responsable de marketing de Adeheco.

Dña. Pilar Fernández Rebollo, Jefa de del Área de Pastos de la Universidad de Córdoba, realizo una ponencia sobre los logro técnicos obtenidos por el proyecto, sobre todo en la mejora de pastos para la alimentación de los animales, la creación de microcebaderos en las explotaciones pilotos y el uso de las nuevas tecnologías para la geolocalización del ganado.

Como colaborador del proyecto, D. Rubén Blanco, Director Comercial de la empresa Digitanimal, explicó el funcionamiento de los collares de geolocalización y gestión ganadera que se están usando en el proyecto.

Cerró las jornadas D. Vicente Pérez García de Prado, Secretario General de Agricultura, Ganadería y alimentación de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, que dio una visión sobre la importancia de la comercialización desde origen y as nuevas tecnologías en el sector.

 

 

El Grupo Operativo Deladehesa formado por la Asociación de Dehesas ecológicas (Adeheco), la Universidad de Córdoba y bioQualis, han creado este proyecto para la mejora y la producción y comercialización de vacuno ecológico en la dehesa.

Este proyecto está financiado por Ayuda FEADER para el funcionamiento de Grupos Operativos de la Asociación europea de Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas, en el Marco de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020.